Qué debes hacer (y que no) si tienes EPOC

Publicado el 04/07/2018 por Beatriz Simón

La EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) es una enfermedad que afecta al aparato respiratorio provocando una inflamación en la vías respiratorias. Generalmente está causada por el consumo de tabaco y provoca síntomas diversos como sensación de falta de aire o disnea, tos, expectoración, infecciones respiratorias frecuentes, etc. El síntoma común y además el más invalidante es la disnea o sensación de falta de aire.

Aunque la EPOC es una enfermedad crónica y no reversible, con un diagnóstico precoz, un correcto tratamiento médico y siguiendo ciertas medidas, podrás mantener una buena calidad de vida.

Si sufres EPOC es importante:

  1. No fumes. El tabaco es la causa principal de la EPOC. Además de causar daños en el aparato respiratorio, también afecta al corazón y las arterias, provoca cáncer, esterilidad, problemas en las encías y los dientes…
  2. Toma tu medicación habitual todos los días. La EPOC es una enfermedad crónica e irreversible, pero actualmente disponemos de medicación para minimizar los síntomas y mejorar la calidad de vida de quienes la sufren. Si tienes cualquier duda de como tomarla consúltaselo a tu médico o enfermera.
  3. Acude al médico y no te automediques. Si la disnea, la tos o la expectoración aumentan, si tienes fiebre, te notas más cansado o te cuesta más caminar, ve tu médico y coméntaselo. Las reagudizaciones en la EPOC tratadas a tiempo y controladas evitan ingresos hospitalarios y exceso de medicación.
  4. Mantente activo. El ejercicio es la mejor medicina para mantener a raya a la EPOC. Músculos activos y fuertes, mayor movilidad articular y mejor estado de ánimo. Evita a toda costa el sedentarismo. Caminar, nadar, montar en bicicleta, bailar, hacer gimnasia… Aunque la disnea te haga parar, relaja, respira y continua.
  5. Alimentación saludable. Somos lo que comemos. Si mantienes una dieta equilibrada, baja en grasas y rica en verduras y frutas, te sentirás mejor. Intenta hacer 5 comidas diarias no muy copiosas para evitar así tener digestiones pesadas y lentas.
  6. Bebe abundantes líquidos (pero evita el alcohol). Para ayudar a que las secreciones estén más fluidas y se puedan expulsar mejor, tienen que estar hidratadas. Bebe agua, zumos e infusiones con frecuencia, pero evita el alcohol.
  7. El oxígeno suplementario es una medicina más. Si tu médico te ha prescrito oxígeno es porque lo necesitas. Es un suplemento para que todos tus órganos puedan seguir funcionando sin un esfuerzo extra innecesario. Como mínimo se debería usar unas 15-16 horas al día, principalmente en las horas de sueño (por la noche y la siesta) y durante las digestiones. No lo quites cuando estés haciendo una actividad que te requiera esfuerzo, pero si no lo necesitas 24 horas al día, puedes descansar mientras que estás tranquilo viendo la televisión o leyendo el periódico.
  8. Haz Fisioterapia Respiratoria. La Fisioterapia Respiratoria te puede ayudar en muchos aspectos para controlar la EPOC. Varios serán los objetivos principales: controlar la disnea, ayudar a drenar la secreciones bronquiales, mejorar el patrón respiratorio y fortalecer la musculatura de piernas y brazos. En definitiva, mejorar la calidad de vida y ayudar a evitar complicaciones derivadas de la EPOC.
  9. Mantente positivo. Sufrir una enfermedad crónica no es sencillo, pero tener una actitud positiva es fundamental. Si no lo consigues o sufres ansiedad o depresión, no lo dudes y ponte en manos de un especialista. Un psicólogo te puede ayudar a afrontar mejor la situación y a controlar ese torbellino de sentimientos que pueden llegar a desestabilizarte.
  10. Vive, disfruta, ríe, respira. No dejes que la EPOC te quite el aliento. 

Cuéntanos tu caso o si tienes alguna duda déjanos un mensaje. En FisioRespiración somos especialistas en Fisioterapia Respiratoria y estaremos encantados de ayudarte.

 

Compártelo: Compartir en Facebook    Compartir en Twitter    Compartir en Google+    Compartir en LinkedIn    Compartir en WhatsApp

Publicado en Enfermedades respiratorias, Fisioterapia Respiratoria en adultos, Salud respiratoria | Etiquetado como: , , , ,

 

Deja un comentario o realiza un trackback.

Escribe un comentario:


El sitio web de FisioRespiración utiliza cookies. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más información