Humidificadores, ¿son realmente buenos para la salud?

Publicado por Beatriz Simón

Los humidificadores son unos dispositivos electrónicos que pueden ser muy útiles para aumentar la humedad relativa en casa.

En ambientes secos, los humidificadores ayudan a mantener el confort térmico y a reducir el riesgo de contagio de infecciones respiratorias como el catarro o la gripe.

Muchos padres ponen los humificadores en las habitaciones de los peques de la casa cuando a estos a les cuesta respirar, tienen tos o muchos mocos. ¿Pero es realmente necesario usarlos en estos casos? ¿Son realmente buenos los humidificadores para la salud?

En este artículo vamos a explicar cuándo realmente hay que utilizar el humidificador, cuáles son los beneficios del humidificador y en qué casos puede llegar a ser incluso perjudicial.

▶️ ¿Para qué sirve el humidificador?

Con la llegada del frío y las calefacciones la humedad relativa en casa se reduce mucho y se reseca el ambiente. En estos casos es aconsejable humidificar el aire para mantener la humedad relativa en los valores adecuados, especialmente cuando hay bebés y niños en casa.

Y para humidificar el ambiente, lo más práctico es un humidificador.

El humidificador es un dispositivo eléctrico que evapora agua, incrementando la humedad del aire. De esta forma, frente a un ambiente seco, el humificador nos puede ayudar a mantener un nivel adecuado de humedad relativa en casa, lo cual tiene varios beneficios:

  • Reduce el riesgo de aparición y transmisión de infecciones respiratorias.
  • Ayuda a hidratar la mucosa nasal, los ojos y la piel.
  • Ayuda a mantener el confort térmico.

1. Reduce el riesgo de aparición de infecciones respiratorias

Según explicábamos en el artículo Cuál es la humedad ideal en casa, los valores de humedad recomendables en interiores deben estar entre el 40% y 60% de humedad relativa.

La supervivencia de bacterias y virus que se transmiten por el aire se reduce en gran medida con niveles de humedad relativa entre 40 y 70%.

En cambio, en un ambiente seco, con una humedad relativa  inferior al 40%, se incrementa el riesgo de contagio de enfermedades respiratorias como el catarro, la gripe o la bronquiolitis.

2. Ayuda a hidratar la mucosa nasal, la piel y los ojos

En ambientes secos, el uso de un humidificador en casa ayuda a hidratar la mucosa nasal, ayudando a que las secreciones nasales sean más fluidas.

Además, ayuda a hidratar la piel, los labios y los ojos, aliviando el malestar generado por la sequedad del aire.

3. Ayuda a mantener el confort térmico

La humedad relativa tiene un claro efecto sobre la sensación de frío. Con temperaturas bajas, el aire seco empeora el confort térmico, siendo mayor la sensación de frío.

En cambio, elevando la humedad relativa conseguiremos aumentar la sensación de calor sin variar la temperatura. Es decir, también nos puede ayudar a ahorrar en calefacción en invierno.

▶️ ¿Es realmente beneficioso para la salud el humidificador?

El uso del humidificador para la hidratación de la mucosa nasal debe estar limitado a casos de catarro, laringitis, sinusitis y bronquiolitis.

Además, no está probado que alivie los síntomas de estas enfermedades, sólo facilita la eliminación del moco y la congestión nasal cuando el aire dentro de casa sea seco (<40% de humedad relativa).

En ningún caso debe utilizarse el humidificador para mejorar la expectoración o aliviar la tos en casos de asma, rinitis alérgica o EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva), pudiendo desencadenar su sintomatología y precipitar una crisis respiratoria.

Insistimos que el humidificador solo debe usarse cuando la humedad relativa del aire sea reducida, por debajo del 40%. No debe mantenerse encendido continuamente, tan solo el tiempo necesario para alcanzar el nivel de humedad relativa adecuado.

Y la mejor forma de medir la humedad relativa en casa y saber si hace falta un humidificador es con un higrómetro (algunos humidificadores lo llevan integrado).

✔️ Descubre qué es un higrómetro y cómo funciona ✔️

▶️ ¿El uso de los humidificadores tiene algún riesgo?

El principal riesgo de los humidificadores lo provoca un mal uso. Una mala limpieza puede convertir al humidificador en un serio problema para la salud.

Los filtros y los conductos pueden contaminarse por ácaros y hongos si no se realiza el mantenimiento adecuado. El humidificador en funcionamiento diseminará estos microorganismos por el aire.

Y la inhalación continuada de estos microorganismos puede provocar una enfermedad respiratoria como el asma, sobre todo en los niños, o agravar el estado de una persona que padezca una enfermedad respiratoria.

Sin embargo, el humidificador no tiene porqué convertirse en un problema para la salud con una adecuada limpieza y mantenimiento y usándolo cuando realmente es necesario (humedad por debajo del 40%).

▶️ ¿Qué alternativas hay para humidificar tu casa?

Para humidificar el aire lo más práctico es comprar un humidificador, pero existen otros métodos caseros para alcanzar los niveles adecuados de humedad relativa (40%-60%)

  • Mantener la temperatura entre 20-22°C (a menos temperatura más humedad relativa).
  • Colocar en los radiadores un humidificador de radiador de barro o cerámica con agua.
  • Colgar algo de ropa recién lavada dentro de casa.
  • Poner trapos mojados y limpios sobre los radiadores.
  • Tener plantas de interior.
  • Permitir que el vapor creado en los baños se distribuya por el resto de la casa.

▶️ Conclusiones

Antes de comprarte un humidificador es importante tener claro si realmente necesitas utilizarlo, qué beneficios te puede aportar y en qué casos puede llegar a ser incluso perjudicial:

  • El humidificador solo debe usarse en ambientes resecos, cuando la humedad relativa es inferior al 40%. Puedes medir la humedad relativa con un higrómetro.
  • El uso del humidificador para mantener unos niveles adecuados de humedad relativa (entre 40%-60%) tiene claros beneficios para la salud:
    • Reduce el riesgo de transmisión de infecciones respiratorias.
    • Ayuda a hidratar la mucosa nasal, la piel y los ojos.
    • Mejora el confort térmico (mayor sensación de calor sin variar la temperatura).
  • El uso del humidificador para hidratar la mucosa nasal debe estar limitado a casos de catarro, laringitis, sinusitis y bronquiolitis. Y teniendo en cuenta que no está probado que alivie los síntomas de estas enfermedades, sólo facilita la eliminación del moco.
  • En ningún caso debe utilizarse el humidificador en casos de asma, rinitis alérgica o EPOC, pudiendo ser contraproducente y precipitar una crisis respiratoria.
  • La limpieza y el mantenimiento son fundamentales. Cambia el agua a diario y limpia el humidificador con bastante frecuencia para evitar su contaminación por ácaros y hongos que pueden ser un serio problema para la salud.
  • En caso de duda, consulta a tu médico de familia o pediatra antes de comprar un humificador.

Ahora te toca a ti, comparte tu experiencia o tus inquietudes: ¿Sabes qué humedad tienes en casa? ¿Utilizas el humidificador correctamente? ¿Qué beneficios te está aportando su uso?

Y si os interesa saber más sobre fisioterapia respiratoria o enfermedades respiratorias puedes seguirnos en Facebook y Twitter.

Valora el artículo:
[Votos realizados: 10 Valoración media: 4.9]

Compártelo: Compartir en Facebook    Compartir en Twitter    Compartir en Google+    Compartir en LinkedIn    Compartir en WhatsApp

Publicado en Humedad, Humidificador, Salud respiratoria

 

Deja un comentario o realiza un trackback.

Escribe un comentario:


Información básica sobre protección de datos:
- Responsable: FisioRespiración.
- Finalidad: Gestión de los comentarios y suscripciones del blog.
- Legitimación: Consentimiento expresado por la marcación de la casilla de aceptación.
- Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
- Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad de los datos.
- Información adicional: Consulte la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página de Avisos legales.


El sitio web de FisioRespiración utiliza cookies. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más información