Guía completa del deshumidificador

Publicado por Beatriz Simón

El exceso de humedad no es bueno para la salud. Unos niveles de humedad relativa superiores al 60% favorecen el crecimiento de ácaros y hongos que pueden provocar alergias y asma.

Además, el exceso de humedad puede dañar muebles y generar humedades y manchas de moho en las paredes. También puede perjudicar a los animales y las plantas de casa.

Para reducir la humedad relativa, lo más útil es ventilar la casa o usar un deshumidificador.

Pero comprar un deshumidificador no es una tarea sencilla. Desde FisioRespiración queremos ponértelo fácil y hemos creado esta guía del deshumidificador que te ayudará a encontrar el que más te conviene.

▶️ Qué es un deshumidificador

El deshumidificador es un dispositivo de climatización electrónico que ayuda a reducir la humedad relativa del aire. Emplea un sistema de enfriamiento o un material desecante para reducir la humedad del aire.

Es muy sencillo de utilizar y puede resultar muy útil para la salud y el cuidado del hogar frente ambientes muy húmedos.

▶️ Para qué sirve un deshumidificador

Permite deshumidificar ambientes muy húmedos, ayudando a mantener unos niveles de humedad adecuados, entre el 40% y 60% de humedad relativa.

La mejor forma para saber si es recomendable el uso de un deshumidificador es midiendo la humedad relativa con un higrómetro (la mayoría llevan higrómetro integrado).

▶️ Beneficios del deshumidificador

Su uso para conseguir un nivel adecuado de humedad relativa tiene claros beneficios para la salud y para el confort:

  • Reduce el riesgo de sufrir alergias y asma al evitar el crecimiento de ácaros y hongos dentro de casa. Mantener un nivel de humedad relativa por debajo del 50% evita el crecimiento de estos microorganismos.
  • Mejora el confort térmico. Con temperaturas altas, una reducción de la humedad relativa favorecerá la evaporación del sudor, mejorando el confort térmico al reducir la temperatura corporal.
  • Ayuda a prevenir la aparición de humedades y manchas de moho en las paredes. También se evita que los muebles se estropeen por exceso de humedad. 

▶️ Cuándo no utilizar el deshumidificador

Solo debe usarse en ambientes muy húmedos, con una humedad relativa superior al 60%.

Además, debemos tener en cuenta que la humedad relativa cambia ante variaciones de temperatura, como veíamos en el artículo “Cuál es la humedad ideal en casa”. Por eso es importante medir la temperatura y la humedad antes de utilizar el deshumidificador en invierno en un clima húmedo.

Se entiende mejor con un ejemplo:

En una casa cerrada en la playa durante el invierno, te puedes encontrar una temperatura de 10°C y un 80% humedad relativa. Como la humedad relativa es alta podrías pensar en utilizar un deshumidificador para reducirla, pero sería un error.

Bastaría con calentar la casa para reducir la humedad relativa. Si la temperatura en la casa sube a 22°C, la humedad relativa se reduciría al 40%, un valor ideal para una casa.

▶️ Tipos de deshumidificadores

En el mercado existen multitud de variedades, pero principalmente se clasifican en función de su funcionamiento: los deshumidificadores refrigerantes y los deshumidificadores desecantes.

Vamos a explicarte las características y ventajas de cada modelo:

1. Deshumidificadores refrigerantes

El deshumidificador refrigerante emplea una bomba de calor para generar una zona fría y una zona caliente.

El deshumidificador absorbe el aire a través de la zona fría, donde la humedad del aire se condensa en forma de agua que se acumula en un depósito.

Y después el aire retorna, ya con menos humedad, por la zona caliente para recuperar temperatura.

  • Ventajas del deshumidificador refrigerante:
    • Muy efectivo con temperaturas y humedad relativa altas.
    • Fácil uso y mantenimiento.
    • Gran capacidad de humidificar habitaciones y estancias amplias.
  • Desventajas del deshumidificador refrigerante:
    • Menos efectivos con temperaturas reducidas.
    • Suelen ser pesados y grandes.
    • Genera más ruido que el deshumidificador desecante.

🏆 Pro Breeze es el deshumidificador refrigerante más valorado en Amazon 🏆

2. Deshumidificadores desecantes

Estos dispositivos utilizan materiales desecantes, normalmente gel de sílice, para reducir la humedad del aire.

El aire aspirado pasa a través del material desecante, que mediante una reacción química condensa la humedad en forma de agua que se acumula en un depósito.

En los modelos más comunes y económicos habrá que sustituir el material desecante cuando se llenen sus poros de agua.

En cambio, en lo modelos de gama superior, mediante un flujo adicional de aire se regenerará el material desecante para poder ser reutilizado.

  • Ventajas del deshumidificador desecante:
    • Efectivo con temperaturas bajas y espacios muy pequeños como los armarios.
    • La mayoría no son eléctricos y no generan ruido.
    • Son ligeros y compactos.
  • Desventajas del deshumidificador desecante:
    • Tienen menor capacidad para deshumidificar el aire.
    • Insuficiente en habitaciones o estancias amplias.
    • Poco efectivo en ambientes de mucha humedad y altas temperaturas.

🏆 Rubson Aero 360 es el deshumidificador desecante más vendido en Amazon 🏆

Desde FisioRespiración recomendamos los deshumidificadores refrigerantes para casas situadas en zonas húmedas. Son los deshumidificadores más comunes y más eficaces con temperaturas y humedades altas.

▶️ Cómo funciona un deshumidificador

Un deshumidificador es muy sencillo de utilizar y mantener. Estos son los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de usar el deshumidificador:

  • Vaciado del depósito:

Los deshumidificadores tienen un depósito donde se recoge el agua, que normalmente tarda en llenarse entre 6 y 12 horas, en función del tamaño del depósito y del nivel de humedad.

La mayoría cuenta con un sensor que controla el nivel de agua en el depósito, de forma que cuando alcanza el nivel máximo, se apaga automáticamente.

Por tanto, tendremos que vaciar el depósito periódicamente o cuando se llene para que siga funcionando. Una alternativa es una manguera de desagüe (algunos la llevan incorporada).

El agua almacenada en el depósito no es potable, pero se puede utilizar para regar las plantas.

  • Limpieza de filtros:

Para un correcto mantenimiento también tendremos que preocuparnos de limpiar o sustituir periódicamente los filtros de aire.

Los más cómodos son los filtros que son lavables. Otros deben ser sustituidos, por lo que necesitaremos tener recambios de los filtros.

  • Control de la humedad

No es conveniente su uso sin controlar la humedad relativa del aire, ya que se puede generar un nivel de humedad inferior al recomendable y crear un ambiente excesivamente seco.

Es recomendable apagar el deshumidificador al alcanzar un 40% de humedad relativa en el aire. 

▶️ Precio de un deshumidificador

El precio de un deshumidificador dependerá de la calidad que busques:

  • Los mejores deshumidificadores tienen precios superiores a los 150€.
  • Los de gama media tienen precios entre 50€ y 150€.
  • Y los más económicos, pero de menor calidad, se pueden comprar por menos de 50€. 

▶️ Mejor deshumidificador del mercado

Además del precio, es conveniente tener en cuenta otros factores a la hora de elegir el deshumidificador que más te conviene:

  • Potencia deshumidificadora: en función del tamaño de la estancia necesitaremos un nivel de potencia mayor o menor. En las especificaciones del producto debe venir el área para la que está diseñado el deshumidificador.
  • Temperatura y humedad de la estancia: para temperaturas y humedades relativas altas es más eficiente el deshumidificador refrigerante y para temperaturas bajas el deshumidificador desecante.
  • Capacidad del depósito: en función de la frecuencia con la que vayas a vaciarlo. Se comercializan deshumidificadores con manguera de desagüe que facilita el vaciado.
  • Con distintos modos y temporizador: capacidad de regular la potencia y también de programar el encendido y apagado por tiempo o por nivel de humedad del aire.
  • Portabilidad: si lo vamos a usar en varias estancias o transportar, necesitaremos que no sea muy pesado, que tenga ruedas e incluso que funcione por batería.
  • Nivel de ruido: los desecantes son los más silenciosos, aunque el ruido de los refrigerantes tampoco es excesivo.
  • Consumo eléctrico: cuanta más potencia tenga el aparato mayor será el nivel de consumo eléctrico.
  • Filtros: los filtros que se pueden lavar son más cómodos, frente los que deben ser sustituidos para los que se necesitan recambios.
  • Diseño: la parte estética no debería ser un factor clave para la elección, pero existen modelos muy completos que también tienen diseños bonitos.

Desde FisioRespiración recomendamos el deshumidificador Orbegozo. Se trata de unos de los modelos más vendidos y mejor valorados en Amazon, con una excelente relación calidad-precio.

Son muchas las virtudes del deshumidificador Orbegozo:

  • Silencioso y bajo consumo de electricidad.
  • Lleva un humidistato incorporado, que permite fijar la humedad deseada.
  • Tiene un gran depósito de 3,5 litros y además cuenta con conexión para desagüe.
  • Cubre grandes espacios de hasta 120 m2.
  • Cuenta con fitro lavable.
  • Dispone de una función anticongelación que evita la formación de hielo.
  • Además, tiene un bonito diseño.

▶️ Deshumidificadores baratos

Podemos encontrar deshumidificadores baratos por menos de 30€, como el Ykich:

Ykich es un deshumidificador barato con buenas valoraciones en Amazon  ❤️ 

▶️ Deshumidificadores caseros

Además del deshumidificador, existen otros métodos para reducir la humedad del aire por debajo del 60%:

  • Ventilar bien la casa, especialmente en baños y cocina, donde se genera mucha humedad. Un extractor o un sistema de ventilación mecánica para toda la casa resultan muy prácticos para reducir la humedad de la casa.
  • No tender la ropa dentro de casa
  • No poner plantas de interior, especialmente en las habitaciones.
  • En ningún caso debe utilizarse un humidificador en una vivienda con una humedad relativa elevada. Muchas veces se pone un humidificador para ayudar a que las secreciones nasales sean más fluidas, pero en un ambiente con suficiente humedad puede ser perjudicial para la salud. 

▶️ Conclusiones

Antes de comprarte un deshumidificador es importante tener claro que solo debe usarse en ambientes muy húmedos, con una humedad relativa superior al 60%.

Además, debemos tener en cuenta que la humedad relativa cambia bastante ante variaciones de temperatura, por lo es importante medir la temperatura y la humedad relativa antes de utilizar un deshumidificador. En un clima húmedo en invierno, puede que sea suficiente con calentar la casa para reducir la humedad relativa.

Si realmente te conviene utilizar un deshumidificador, desde FisioRespiración te recomendamos comprar un deshumidificador refrigerante. Son los más comunes y eficaces con temperaturas y humedades altas.

❤️ Orbegozo es nuestro deshumidificador favorito ❤️ 

Os animo a que dejéis vuestros comentarios más abajo, compartiendo vuestras experiencias y dudas sobre los deshumidificadores.

Valora el artículo:
[Votos realizados: 1 Valoración media: 1]

Compártelo: Compartir en Facebook    Compartir en Twitter    Compartir en Google+    Compartir en LinkedIn    Compartir en WhatsApp

Publicado en Deshumidificador, Humedad, Salud respiratoria

 

Deja un comentario o realiza un trackback.

Escribe un comentario:


Información básica sobre protección de datos:
- Responsable: FisioRespiración.
- Finalidad: Gestión de los comentarios y suscripciones del blog.
- Legitimación: Consentimiento expresado por la marcación de la casilla de aceptación.
- Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
- Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad de los datos.
- Información adicional: Consulte la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página de Avisos legales.


El sitio web de FisioRespiración utiliza cookies. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más información