Cuál es la humedad relativa ideal en casa y cómo conseguirla

Publicado por Beatriz Simón

Es muy importante cuidar el ambiente del hogar controlando que la humedad relativa y la temperatura se encuentren en los niveles adecuados, especialmente en las habitaciones de los más peques de la casa.

No solo es una cuestión de confort y bienestar. Unos niveles inadecuados de humedad y temperatura pueden favorecer la aparición de alergias, de asma o de infecciones respiratorias como el catarro, la gripe o la bronquiolitis.

¿Pero conoces cuál es la humedad ideal para tu casa? ¿Sabes cuál es la mejor forma de conseguirla? ¿Sabes si te conviene poner un humidificador?

En este artículo te vamos a explicar cuál es la humedad ideal en casa y cómo conseguirla.

▶️ Qué es la humedad

La humedad es la cantidad de vapor de agua presente en el aire y se puede medir mediante la humedad absoluta o mediante la humedad relativa.

La humedad absoluta mide la cantidad de vapor de agua por unidad de volumen de aire (kg/m3).

Y la humedad relativa o grado de humedad es la relación porcentual entre la cantidad de vapor de agua real en el aire y la que tendría que contener para saturarse a idéntica temperatura y presión (la máxima que puede contener).

▶️ Relación entre humedad y temperatura

Un aspecto importante a tener en cuenta es que la humedad relativa depende de la temperatura, ya que la cantidad máxima de vapor de agua que puede contener el aire depende de su temperatura:

  • A medida que aumenta la temperatura, el aire es capaz de contener más cantidad de vapor de agua. Si no varía la cantidad absoluta de vapor de agua, la humedad relativa descendería.
  • Y al revés, conforme baja la temperatura del aire, este es capaz de albergar menos humedad. Si no varía la cantidad absoluta de vapor de agua, la humedad relativa aumentaría. Si llegara al punto de saturación, el vapor de agua se condensaría, en forma vaho cuando respiramos, de rocío de la noche o de niebla.

Por tanto, cuando la temperatura del aire cambia y no hay variación de la cantidad de vapor de agua, la humedad relativa varía bastante.

Con dos ejemplos se entenderá más fácilmente:

1Clima seco en invierno

En una ciudad como Madrid, con una temperatura exterior de 0°C y 65% de humedad relativa. Al entrar en una vivienda con calefacción, la temperatura sube a 22°C y si no hay variación de la cantidad de vapor de agua, la humedad relativa disminuiría al 16,5%.

Este valor de humedad relativa es muy bajo, como veremos más adelante, lo que hace que el aire sea muy seco y pueda provocar molestias y problemas de salud. Sería conveniente humidificar el aire.

2 Clima húmedo en invierno

Cuando llegas a una casa cerrada en la playa durante el invierno, te puedes encontrar una temperatura exterior de 10°C y un 80% humedad relativa.

Como la humedad relativa es elevada, podrías pensar en utilizar un deshumidificador para reducirla, pero sería un error.

Bastaría con calentar la casa para reducir la humedad relativa. Si la temperatura en la casa sube a 22°C, la humedad relativa se reduciría al 40%, un valor ideal para una casa.

▶️ Cuál es la humedad ideal en casa

Mantener un nivel adecuado de humedad relativa permite mantener el confort térmico y reducir el riesgo de aparición de infecciones respiratorias y de alergias.

Según diversos estudios, como el publicado en el Environmental Health Perspectives, los valores de humedad recomendables para interiores deben estar entre el 40% y 60% de humedad relativa. Dos son los motivos:

  • La supervivencia de bacterias y virus infecciosos transmitidos por el aire (como la bronquiolitis, el catarro o la gripe) se reduce al exponerse a humedades relativas entre 40 y 70%.
  • Las poblaciones de ácaros y hongos se minimiza cuando la humedad relativa está por debajo del 50% y alcanzan un tamaño máximo con un 80% de humedad relativa. Y la mayoría de los hongos no pueden crecer por debajo de un 60% de humedad relativa.

Por tanto, la mayoría de los efectos adversos para la salud causados ​​por la humedad se minimizarían manteniendo los niveles interiores entre 40 y 60%.

▶️ Cómo influye la humedad en el confort térmico

Existe un claro efecto de la humedad relativa sobre la sensación de frío o calor, siendo un indicador del confort térmico del cuerpo.

La sudoración es un importante mecanismo de regulación térmica. Cuando hace calor, el organismo genera más sudor que ayuda a bajar la temperatura corporal.

Cuando la temperatura es alta, la humedad relativa baja favorece la evaporación del sudor, mejorando el confort térmico al reducir la temperatura corporal.

En cambio, cuando la temperatura es baja, el aire seco provoca mayor sensación de frío.

Dentro de una casa en invierno, elevando la humedad relativa conseguiremos aumentar la sensación de calor sin variar la temperatura. Es decir, con el nivel de humedad adecuado también ahorraremos en calefacción.

▶️ Cómo afecta la humedad a la salud de las personas

Tanto la falta como el exceso de humedad relativa son perjudiciales para la salud de las personas.

Un ambiente muy seco (<40%) puede provocar diversos problemas:

  • Sequedad en la piel.
  • Irritación de ojos.
  • Labios resecos.
  • Sequedad de las mucosas y la garganta, dificultando la respiración y disminuyendo las defensas del aparato respiratorio.
  • Mayor riesgo de contagio por infecciones respiratorias como el catarro, la gripe o la bronquiolitis.

Con un ambiente excesivamente húmedo (>60%) dos son los principales problemas:

  • Dificultad respiratoria.
  • Mayor crecimiento de ácaros y hongos que pueden provocar alergias y asma.

La carencia o el exceso de humedad también perjudica a los animales y las plantas de la casa. Y también se deterioran los muebles, la pintura y la propia estructura de la vivienda.

▶️ Cómo medir la humedad de una casa 

La mejor forma de medir la humedad relativa en tu hogar es con un higrómetro.

El higrómetro digital es muy útil. Es fácil de usar y de leer y también permite medir la temperatura e ir guardando los registros para hacer un seguimiento del confort de tu casa.

✔️ Descubre qué es un higrómetro y cómo funciona ✔️

▶️ Cómo aumentar la humedad en casa

Con la llegada del frío y las calefacciones, el ambiente en casa se reseca mucho, especialmente si el clima donde vives es seco.

Aunque esté nevando o haya niebla y la humedad relativa en el exterior sea alta, el aire se calienta al entrar en casa y la humedad relativa se reduce mucho (ya hemos explicado que sin adición de agua, a más temperatura menos humedad relativa), no siendo bueno para el confort y la salud.

Además, hay que tener en cuenta que al ventilar la casa provocamos una pérdida de humedad. Pero sabemos que es importante ventilar la casa diariamente para prevenir infecciones respiratorias (como puedes leer en el artículo Cómo diferenciar una gripe de un catarro). Por ello, muy importante aportar humedad que compense esa pérdida.

Hay dos vías para mantener la humedad relativa en los niveles adecuados en casa (40%-60%):

  • Mantener la temperatura entre 20-22°C (a menos temperatura más humedad relativa).
  • Humidificar el ambiente.

Para humidificar el ambiente, lo más práctico es comprar un humidificador eléctrico pero existen otros métodos caseros para crear humedad en casa:

  • Tener plantas de interior.
  • Tender alguna prenda de ropa húmeda recién lavada en el interior de la casa (y además oleará fenomenal).
  • Poner paños mojados y limpios sobre los radiadores de la calefacción.
  • Colgar un humidificador de radiador de barro o cerámica con agua colgados en los radiadores (deben limpiarse con frecuencia para que no segeneren hongos en su interior).
  • Dejar que el vapor creado con el agua caliente de los baños se distribuya dejando la puerta abierta.

▶️ Cómo reducir la humedad en casa

Un 60% de humedad relativa es lo máximo a lo que habría que llegar dentro de casa para evitar la aparición de ácaros y hongos perjudiciales para la salud.

Para reducir la humedad en casa, lo más útil es ventilar bien todos los días, especialmente la cocina y los baños que es donde se genera más humedad.

Un extractor en baños y cocina o un sistema de ventilación mecánica para toda la casa resultan muy útiles para mantener controlada la humedad de la casa.

También puede ser práctico comprar un deshumidificador para reducir la humedad en casa.

Además, debes evitar tender la ropa dentro de casa y tener plantas de interior, especialmente en las habitaciones. Y en ningún caso debe utilizarse un humidificador en una vivienda que tenga una humedad relativa elevada.

✔️ Encuentra los mejores deshumidificadores en nuestra completa guía sobre deshumidificadores ✔️

▶️ Conclusiones

Es muy importante controlar y mantener la humedad y la temperatura en unos niveles adecuados para mantener el confort y el bienestar en casa. Ni un ambiente seco ni el exceso de humedad son buenos para la salud.

Con niveles entre 40 y 60% de humedad relativa en el hogar se minimizan la mayoría de los efectos adversos para la salud causados ​​por la humedad.

La carencia de humedad (<40%) puede provocar sequedad de ojos, piel y mucosas. Además, aumenta el riesgo de contagio por infecciones respiratorias como el catarro, la gripe o la bronquiolitis.

Un ambiente excesivamente húmedo (>60%) favorece el crecimiento de ácaros y hongos que pueden provocar alergias y asma.

Para humidificar el ambiente, lo más práctico es comprar un humidificador. Pero existen otros métodos como tender alguna prenda de ropa húmeda recién lavada en el interior de casa o poner paños limpios y mojados sobre los radiadores de la calefacción.

Para reducir la humedad relativa, lo más útil es ventilar bien la casa a diario o usar un deshumidificador.

Y tú, ¿sabes si en el nivel de humedad relativa en tu casa es el adecuado? ¿Tienes algún truco para humidificar tu casa o para reducir la humedad? Comparte tus dudas y experiencias más abajo.

Y si os interesa saber más sobre la fisioterapia respiratoria o las enfermedades respiratorias puedes seguirnos en Facebook y Twitter.

Valora el artículo:
[Votos realizados: 3 Valoración media: 5]

Compártelo: Compartir en Facebook    Compartir en Twitter    Compartir en Google+    Compartir en LinkedIn    Compartir en WhatsApp

Publicado en Humedad, Salud respiratoria

 

Deja un comentario o realiza un trackback.

Escribe un comentario:


Información básica sobre protección de datos:
- Responsable: FisioRespiración.
- Finalidad: Gestión de los comentarios y suscripciones del blog.
- Legitimación: Consentimiento expresado por la marcación de la casilla de aceptación.
- Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
- Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad de los datos.
- Información adicional: Consulte la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página de Avisos legales.


El sitio web de FisioRespiración utiliza cookies. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más información